Departamento MN
Providencia, 2017
Construido   


























































































Este encargo surgió desde los mandantes, una pareja joven, con planes de ampliar su familia, habituados a vivir en barrios centrales y bien conectados que les permiten hacer gran parte de sus vidas de manera peatonal y que recientemente habían adquirido un departamento antiguo ubicado en un barrio de fachada continua de Providencia.

La propiedad condensaba una serie de intervenciones mal ejecutadas a lo largo de su historia, por lo que la primera necesidad del proyecto fue liberarlo al máximo de todas las modificaciones y elementos no estructurales, una operación de tabula rasa que permitiera revelar por primera vez lo indispensable de conservar. Desde este escenario tanto mandantes como arquitectos coincidimos en la necesidad de reformular los espacios de uso común hacia una lógica más abierta destacando la gran espacialidad y luz potencial que se podía conseguir en los programas públicos. Al mismo tiempo esta idea concretaba un antiguo deseo de los mandantes de tener una cocina abierta, apta para recibir invitados y cocinar al mismo tiempo.

La nueva propuesta de distribución elimina las divisiones existentes entre el hall, la cocina, el living y el comedor; reestablece la posición original de la cocina, que había sido modificada por los dueños anteriores, posicionándola contigua al comedor y define un lavadero inmediato al hall de distribución que concentra servicios hacia un patio de luz, con lo que se simplifica y amplía el hall de distribución original.

Entre todos los recintos abiertos y ocupando el ancho total del departamento, se propone un gran mueble en obra semitransparente que resguarda los límites de los programas, es soporte para decoración y almacenaje y a la vez dota de carácter a los espacios con los objetos de uso cotidiano que en él se expondrán. En la cocina se sitúa un prisma negro, una isla entre el comedor y la cocina que completa la superficie para cocinar y organiza ambos programas de manera fluida.


En la intervención se procura simplificar la presencia de nichos, muros y vigas falsas, distribuyendo muebles empotrados y nuevos tabiques que coinciden de manera más coherente con los espacios y la estructura del departamento, definiendo claridad espacial en todos los recintos. Así mismo se disponen dos nuevos ventanales coincidentes con límites espaciales de la fachada del edificio. En el caso del living, un gran ventanal se sitúa hacia el interior de un nicho existente, lo que permite una visión más amplia y limpia hacia el árbol en el exterior. En el comedor, la ventana se retrae hasta un eje estructural existente que delimitaba un espacio interior subutilizado, transformándolo en un nuevo balcón.

La paleta de materiales y colores se mantiene simple, resaltando al pavimento de parquet restaurado y el gran volumen de los espacios. El mobiliario en obra construido en escala de grises, permite una base neutra para los innumerables objetos y usos de los que será soporte.

En el resto del departamento se han reemplazado terminaciones y artefactos de baños; se han restaurado muros y cielos y se han reemplazado sistemas eléctricos y sanitarios actualizando la totalidad de la propiedad.

Fotos por Carlos Hevia Riera.



Iragüen Viñuela Arquitectos
+56 2 2973 5622 / iraguenvinuela@gmail.com